Desde la antigüedad, es posible verificar la existencia de normas que regulan las cuestiones relativas al urbanismo.  Durante el siglo XX y lo que va corrido del XXI, hemos asistido a un intenso y progresivo desarrollo de la industria de la construcción y por ende a la proliferación de normas regulatorias y restrictivas que hoy en día ameritan la existencia de la especialidad denominada derecho urbanístico.

En la actualidad, podemos afirmar que la ley urbana es una disciplina jurídica, que implica el conocimiento de un importante número de normas legales, que hoy se encuentran dispersas y cuyo cumplimiento esta encomendado a igual número de entidades estatales.

En este artículo pretendemos presentar algunas nociones básicas introductorias sobre derecho urbanístico y sobre los principios que rigen esta materia.

EL DERECHO URBANÍSTICO.

La urbanización de las ciudades crea problemas urbanos que necesitan corrección y normativa actualizada sobre la planificación urbana.

Se puede definir la planificación urbana como “un conjunto de medidas estatales tendientes a organizar los espacios de vida con el fin de proporcionar las mejores condiciones de vida para la comunidad y sus habitantes”.  Lo anterior por supuesto implica también el diagnostico de los problemas de las ciudades y la evaluación de las maneras más eficaces para resolverlos.

Cabe destacar que el concepto de urbanismo y en consecuencia el de derecho urbanístico, han sufrido una evolución significativa con el paso del tiempo y de las condiciones económicas y sociales en que se da el proceso de urbanización en las ciudades.

En tal sentido, el derecho urbanístico cumple una importante función en la regulación de los procesos de transformación de las ciudades.  Imposible no relacionar el contenido del derecho urbanístico con la ciencia urbana.

En efecto, el derecho urbanístico prevé el ordenamiento jurídico para la solución de los problemas urbanos, en el marco de una adecuada planificación  y unos criterios definidos sobre el uso y la ocupación del suelo urbano, las áreas de especial interés y la ordenación urbanística teniendo en cuenta el uso de instrumentos de intervención por parte del estado.

Son de hecho, la planificación urbana y el derecho urbanístico, dos ciencias afines que deben trabajar de la mano, pero que sin embargo, deben ser evaluados desde distintas ópticas.  Ambos abordan el tema de la urbanización y del uso de los espacios en la construcción de las ciudades del siglo XXI.